miércoles, 5 de febrero de 2014

Saludo a las 7 direcciones, para abrir el espacio sagrado y comenzar una ceremonia.

Saludo a las 7 direcciones, para abrir el espacio sagrado y comenzar una ceremonia.
Abrir un espacio sagrado es abrir nuestro propio mundo interior y conectarlo con el Gran Espíritu, es en ese espacio y tiempo donde la sanación tiene lugar, ya que al emerger nuestra propia divinidad conectamos con los seres de luz y los ángeles sanadores que contestan inmediatamente el llamado y nos envuelven en un aro de luz y amor, es importante prepararnos para esta conexión antes de comenzar nuestras ceremonias.
Para abrir el espacio sagrado invocamos a las 7 direcciones, cada una de ellas nos evoca un elemento y un animal, así como también nuestros queridos Apus.

Comenzamos por el Este, ya que es por donde sale el Sol, y representa el elemento aire, pues los vientos vienen del este debido a al movimiento rotatorio de la tierra.
El Sur, que representa el elemento fuego,  debido a las fogatas que eran encendidas por los nativos de las Tierras de Fuego, fogatas que duraban días y noches enteras.
El Oeste, que representa el elemento Agua, ya que el océano Pacífico se encuentra al Oeste, Hatun Mama Cocha.
El norte, que representa el elemento Tierra, ya q nos recuerda a nuestros hermanos de los pueblos nativos del norte y su conexión tan profunda con la Tierra.
Hanaqpacha , el Padre Cielo
Key Pacha, Pachamama, Madre Tierra
Uju Pacha, el ser interior.

Comenzamos todos de pie, y mirando a cada dirección con las manos levantas  orientadas a la dirección a la que nos dirijimos:
Desde nuestra esencia divina saludamos a los guardianes del Este, a las montañas sagradas del Este, al amanecer de cada día que nos recuerda el continuo comenzar, a Tayta Wayra, el elemento Aire, al viento, que nos recuerda que podemos vivir libres de nuestras cadenas mentales, que nos traiga inspiración, pensamiento  positivo, intuición desarrollada, arte, música.  
Al hermano Colibrí que nos enseña ha buscar la profundidad , la esencia de las cosas y de las personas, que nos muestra la capacidad de volar en distintas direcciones y dimensiones.

Desde nuestra esencia divina saludamos a los guardianes del Sur, a las montañas sagradas del Sur a Tayta Nina, el elemento fuego, que nos enseña el poder de la transmutación, nos motiva la voluntad, la toma de decisiones, la acción, el emprender continuamente. A la Serpiente, Sachamama q  nos enseña a dejar atrás nuestro pasado, lo q ya no nos sirve, lo q no necesitamos, como lo hace ella al mudar de piel. Que nos motive a meternos a la profundidad de nuestro ser.
Desde nuestra esencia divina, saludamos a los guardianes del Oeste, a las montañas sagradas del Oeste, a Hatun Mama Cocha, el elemento agua, que nos muestra como fluir en nuestras emociones, sin detenernos ni estancarnos, nos recuerda el constante cambio, la impermanencia de las cosas, y le pedimos que limpie y purifique nuestros sentimientos. Al Apu Kuntur, el Cóndor que  se nos otorgue el poder de la visión, y que podamos ver la totalidad y el detalle,  y que podamos convertirnos en observadores silenciosos y ecuánimes.
Desde nuestra esencia divina saludamos a los guardianes del Norte, a las montañas sagradas del norte, a Hallpa Mama , elemento tierra, para que se una con la planta de nuestros pies y nos mantenga firmes, y sostenga nuestro cuerpo cuando este pierda el equilibrio, que nos brinde estabilidad, solidez, firmeza, para caminar por el camino elegido sin perder el rumbo. Al Puma que nos enseña a caminar en la oscuridad y en la luz sin miedo, sin enemigos, atentos, despiertos, alertas.

Hanaq Pacha , Apu Kontiti Illa Tecsi Wiracocha Pachayachachis, Padre Sol, Abuela Luna, Qoyllor, y todas las naciones de estrellas, que tu energía nos bañe cada instante de esta existencia, que al mirarte recordemos de dónde venimos y hacia donde nos dirigimos.

Pachamama, Key Pacha, Madre Tierra, Gracias Madre, por todas tus bendiciones, por tus montañas, tus bosques, tus mares, tus ríos, tus selvas, tus valles, tu frutos, tus flores, gracias por ese inmenso amor, permíteme ponerme al servicio de todos tus hijos e hijas para juntos poder amarte , respetarte y cuidarte.
Uju Pacha, el corazón, adentro, a nuestra memoria ancestral, nuestro ADN, los abuelos, el origen , el comienzo, que se mantenga siempre abierto para recibir y dar Amor y compasión, que nuestra luz brille y alcance a nuestros hermanos y hermanas, y así podamos unir corazones y ser todos una UNIDAD. Que mi corazón guíe mi mente!



Se ha producido un error en este gadget.

Buscar este blog