martes, 22 de septiembre de 2009

BIENVENIDA PRIMAVERA













Hola queridos amig@s quiero compartir con ustedes la maravillosa experiencia que significó el Equinoccio de Primavera este año.
Nos reunimos a las 5:30 A.M. en el Templo de la Luna, que está aproximadamente a 7 km. de la ciudad de Cusco, el templo de la Luna es uno de los lugares sagrados o “huacas” que aun quedan como herencia de nuestros sabios abuelos , nuestros ancestros, lo Incas e incluso antes de ellos y que está ubicado exactamente hacia el Este, por donde sale el Sol.
La ceremonia comenzó cuando el sacerdote andino invoca a Tayta Inti, a la Pachamama y los Apus que son nuestros espíritus protectores que viven en las montañas que rodean la ciudad de Cusco. Todo lo decía en quechua que es nuestro idioma nativo, y decía algo así: Padre Sol , Padre amoroso, Padre poderoso, dador de vida, dador de luz, dador de fuego, estamos aquí tus hijos y con mucha humildad te pedimos que nos ilumines en este día hermoso, donde se completa uno de tus ciclos sagrados; Pachamama, madre querida, sostennos el día de hoy danos tu calor, tu amor como todos los días al igual que nuestro Padre Sol. Apu Ausangate, Apu Senqa, Apu Salkantay, Apu Sacsayhuaman, Apu Huanacahure, Apu Pachatusan , espíritus protectores del pueblo, acompáñenos en esta ceremonia, en que nos hemos reunido para revitalizarnos con vuestra energía, para sembrar en nuestros corazones nuevas ideas, nuevos pensamientos, que nos ayuden a ser mejores seres humanos y podamos irradiar lo mismo a la humanidad completa y a todos los seres vivos que nos rodean…
Después de esta invocación y después de haber preparado el samuerio y el incienzo para hacer el humo sagrado, comenzamos con la meditación, iniciamos con la respiración , respirando profundamente hasta sentir que el aire llega a nuestro estómago, y luego exhalar por la nariz, cada vez que inspiramos el aire, nos concentramos en que el aire que es vida y energía también esta entrando a nuestro cuerpo, recorriéndonos, llegando a los pulmones….vida que entra a nosotros, para limpiarnos, para aquietar la mente, los pensamientos, para encontrarnos con nuestro ser, luego exhalamos el aire, por la nariz también y en ese momento visualizamos que estamos sacando de nosotros aquellas ideas, pensamientos, esquemas que no nos dejan avanzar, que no nos dejan crecer espiritualmente.
Después de unos 3 minutos aproximadamente de este ejercicio de respiración , empezamos a recibir los rayos del sol, sentimos los rayos de sol en nuestra piel y como va penetrando en nuestro cuerpo… pasando por el tejido epitelial, los músculos, los huesos, y sentimos que ese fuego, esa luz que el sol está desprendiendo está recorriendo como torrente sanguíneo todo nuestro cuerpo, luego visualizamos esa misma luz cada vez mas fuerte, mas brillante mas dorada, que sale de nuestro cuerpo y está juntándose con la luz de la persona que está a nuestro lado, y así todos en ese momento podemos hacer una sola luz, grande , brillante, dorada, esta luz que va alcanzando a todos nuestros amigos, hermanos, padres, familiares, esa luz de amor que va alcanzando a todos los niños, a los niños abandonados, a los ancianos abandonados , a los enfermos, a los locos, a los afligidos , llega a todo los rincones del planeta, a sus bosques, ríos, lagos, montañas, quebradas, valles, mares….llenando de amor al planeta , esta luz que se va proyectando encima de nuestras cabezas y que se está dirigiéndo hacia el cosmos donde están los planetas , las estrellas, los hermanos mayores, los que nos reciben y nos y limpian , purifican y amplían nuestra luz, ellos están siempre en pleno servicio, solamente tenemos que llamarlos y ellos nos acudirán, después vemos como poco a poco esa luz se sintetiza y va regresando hacia el planeta y entonces va haciéndose cada vez mas pequeña sin perder toda su energía se posa en nuestros corazones, es el fuego interior , es nuestra luz interior que nos hará recordar siempre que somos seres de luz, que venimos a dar amor y a servir, esa luz que nos motivará a florecer todos los días, por la vida, por el amor y por la humanidad.
Luego de este momento mágico nos dirigimos a plantar los árboles, plantamos en total 35 lindos árboles, son queuñas, que es un árbol nativo de los andes, esta queuña, servirá en el lugar donde la plantamos para calentar el ambiente y así poder plantar otras especies con el tiempo, ya que en Cusco hace mucho frio por temporadas, y a veces esto no permite crecer algunas plantas, pero las queuñas son unos árboles tan fuertes que resisten a esas “heladas” que otras plantas no pueden resistir.
Todos nos sentimos muy contentos, cada uno ponía su intención al plantar los árboles, ya que ese era otro de los objetivos el de simbólicamente sembrar en nosotros el árbol del amor de la vida que nos permita multiplicar todas aquellas emociones y sentimientos que están faltando en nuestro planeta, el amor, el respeto, la tolerancia, la compasión, la humildad, el perdón,…
Concluyo diciéndoles que la primavera está en nosotros, el florecer, está en nosotros, el sembrar está en nosotros, si todas las plantas se renuevan y florecen a nuestro alrededor por que los seres humanos no podríamos hacer lo mismo? Florecer, irradiar hacia nuestro hermano?
Les deseo unos días lindos de primavera, con mucho sol, mucha alegría, mucha esperanza de un mundo mejor lleno de amor!
Se ha producido un error en este gadget.

Buscar este blog